La granada: la mejor aliada de salud.

La granada es tu mejor aliada de salud. Es mucho más que una fruta y está en su mejor temporada. Descubre cómo el consumo de granada puede ayudar a mejorar tu salud y la de los tuyos. Tú eliges: comer bien para tener salud, o no.

La granada es una fruta antigua y con mucha historia. Ha sido ampliamente consumida en diversas culturas durante miles de años. Desde la antigüedad, la granada ha sido considerada como un “alimento curativo” con numerosos efectos beneficiosos en varias enfermedades. De hecho, la granada se usaba comúnmente en medicina popular, para eliminar parásitos y para tratar y curar aftas, úlceras, diarrea, acidosis, disentería, hemorragia, infecciones microbianas y patologías respiratorias.

Hoy en día sabemos que los efectos beneficiosos para la salud de las frutas y verduras en la prevención de la enfermedades se deben a los compuestos bioactivos que contienen. La granada contiene sustancias nutricionalmente muy valiosas, como ácidos orgánicos, compuestos fenólicos, azúcares, vitaminas solubles y minerales (destaca principalmente en potasio, nitrógeno, calcio, fósforo, magnesio y sodio).

Las semillas contienen un 85% de agua, 10% de azúcares totales, fibra y ciertos ácidos orgánicos y compuestos bioactivos como fenoles y flavonoides (antocianinas). Su aceite contiene un alto contenido de ácidos grasos poliinsaturados omega-3, así como proteínas, fibra e isoflavonas.

¿Cómo puede la granada mejorar tu salud?

Salud cardiovascular

La aterosclerosis es una enfermedad degenerativa de las arterias, que implica una elevada oxidación e inflamación de éstas. Los componentes antioxidantes de la granada han mostrado efectos sobre la prevención y atenuación de la aterosclerosis y la oxidación.

Actividad antiinflamatoria

Gran parte de los ácidos orgánicos de las semillas de granada poseen un potente efecto antiinflamatorio. Por ello  son de gran utilidad para la prevención y mejora del estado inflamatorio de enfermedades como la obesidad, diabetes, aterosclerosis, etc.

Propiedades antitumorales

Como lo oyes. Se sabe que muchos de los componentes no nutritivos de las frutas y verduras poseen una actividad potencial como agentes contra el cáncer. La granada posee actividad antioxidante muy alta y ha mostrado buenos resultados para evitar la proliferación e invasividad de las células cancerígenas.

Propiedades antidiabéticas

La diabetes es la enfermedad metabólica más común en el mundo y sigue en aumento. Los polifenoles de la granada han mostrado eficacia para reducir la glucosa sanguínea. Por ello ayuda a mejorar la enfermedad y reducir la dosis de insulina y de fármacos.

Mejora la salud de la piel

El daño a la piel ocurre como consecuencia del proceso de envejecimiento natural. El aceite de las semillas de granada estimulan la proliferación de queratinocitos y precursores del colágeno, que promueven la regeneración de la dermis.

Microbiota intestinal

La granada mejora la cantidad y calidad de la microbiota intestinal de nuestro intestino grueso. Posee ciertos tipos de fibra que actúan como potentes prebióticos y que favorecen el desarrollo de bacterias muy beneficiosas como Bifidobacterium breve y Bifidobacterium infantis.

¿Qué me dices? ¿Aún te faltan razones para empezar a consumir granada? Además no pringa nada, es fácil de comer, muy versátil y está riquísima.

Post basado en el artículo Pomegranate and its Many Functional Components as Related to Human Health: A Review

Sonia González on EmailSonia González on FacebookSonia González on TwitterSonia González on Wordpress
Sonia González
Dietista-Nutricionista clínica i esportiva, amant de la meva professió que exerceixo de forma vocacional. Antropometrista ISAK nivell 1, certificada en Coaching Nutricional i en continua formació. Experiència en qualitat, seguretat i higiene alimentaria.

Deja un comentario