Los 10 mandamientos de la Nutrición en Niños

La alimentación es una asignatura pendiente en muchas familias.

Mayoritariamente debido a una falta de información. Al no poseer conocimientos suficientes, muchos adultos acaban dejándose influenciar e incluso asesorar por el marketing de las grandes marcas.  Pues bien, hoy os hablaremos de 10 sencillas pautas para mejorar la alimentación de los más pequeños y de toda familia en general. ¡Atentos!

Primero – Eliminar la bollería. Sabemos que no es saludable el tomar croissants, donuts, bollos, pastas… Pero infinidad de niños toman para desayunar galletas, cereales, magdalenas. Y eso señores, también se considera bollería.

Segundo – No zumos, Sí frutas. Beber un zumo (casero o comercial) de naranja no equivale a comerte una naranja, pues la fibra que nos comemos con la naranja la desechamos con el zumo y solo nos bebemos los azúcares. A parte de saciarnos mucho menos con el zumo. Siempre se debe optar por una pieza de fruta entera, de cercanía y de temporada.

Tercero –  Evitar bebidas azucaradas y/o con gas. Evitar los “refrescos”, aunque serán “light” o “0%”. Priorizar siempre el consumo de agua frente a otras bebidas. El agua es el único líquido que alivia la sed y nos hidrata.

Cuarto – No a los pre-cocinados. Cuando veas algo envasado, congelado o refrigerado, rebozado o con salsas, cocinado previamente, ¡huye!. No puede salir nada saludable de ahí dentro.

Quinto – No vayas a los restaurantes de comida rápida. La comida de este tipo de restaurantes tiene muy baja calidad nutricional, es rica en azúcares simples y grasas saturadas. Planifícate antes de salir de casa y busca otras opciones.

Sexto – Elimina los dulces. Cuantas veces habré oído, “es que son niños”. Y con ello ya queda justificada la ingesta de chucherías, chocolates, azúcares… Este tipo de productos no son recomendables para adultos ni para niños. ¡Evítalos!

Séptimo – No es lo mismo postre lácteo que yogur. Cuando los profesionales recomiendan la ingesta de lácteos, no se refieren a las natillas, los flanes, los mousses, los yogures cremosos, etc. Sino más bien a los yogures naturales o de sabores sin azúcares añadidos. Por tanto, estos últimos son los que se deben tomar.

Octavo –  Sustituye los refinados. Una cosa tan sencilla como cambiar las harinas refinadas por las integrales u otras que tengas más cantidad de fibra, vitaminas y minerales.  Como pueden ser las harinas de centeno, avena, trigo sarraceno, quinoa, trigo integral… ¿Pero en los niños también? Sí, en los niños también.

Noveno – Los niños deben entrar en la cocina. Hay que hacerlos partícipes de las elaboraciones culinarias. Con ello se mejorarán las aversiones y se aumentará el interés por probar cosas nuevas. A parte de pasar un rato divertido con tus pequeños.

Décimo –  Somos un espejo. El último y el más importante. Los padres somos los responsables de lo que ofrecemos a nuestros hijos, por tanto somos nosotros los que les debemos guiar hacia una alimentación saludable. No creamos que, si nosotros no seguimos las pautas anteriores, nuestros hijos las harán. Pues ellos siempre se ven reflejados en sus padres.

Esperamos que os sirvan estos consejos son muy fáciles de aplicar en vuestro día a día y que mejoraran la salud de vuestra familia a corto, medio y largo plazo. Pues recordad que las enfermedades más peligrosas se forman poco a poco y sigilosamente. Mejor empezar a prevenirlas en la infancia que en la edad adulta.

Sheila Amela on FacebookSheila Amela on Instagram
Sheila Amela
Dietista-Nutricionista. Especialista en Embaràs, Lactància i Nutrició Infantil
Graduada en Nutrició Humana i Dietètica, Post-grau en Alimentació i Nutrició en la Infància i Màster en Atenció de persones amb diabetes (enfocada a diabetes infantil). Especialitzada en nutrició clínica avançada. Cursos de formació continuada en el Tractament de l'Obesitat i el Sobrepès en la infància, en Prevenció i Intervenció en consulta de l'excés de pes infantil, en Actualització de la Diabetis I i II, en Nutrició Infantil, entre d'altres.

Deja un comentario