AVENTURAS SOBRE RUEDAS

Evita lesiones en el ciclismo con la ayuda de un buen Fisioterapeuta

“La vida es como la bicicleta, hay que pedalear hacia adelante para no perder el equilibrio”. Albert Einstein

Este verano tuve la oportunidad  de practicar ciclismo de montaña, y hacer una ruta por los canales de Urgells en Lleida, fue una gran experiencia  y aventura,  porque  combinas deporte con naturaleza, es divertido, ayuda a mantenernos en buena forma y, además, tiene efectos positivos para nuestra salud, previene dolores de espalda, sobrepeso y problemas cardiovasculares.

También nuestra espalda se refuerza gracias al pedaleo, sobre todo la zona lumbar, previniendo la aparición de  hernias, nuestro sistema inmunológico se refuerza, se oxigena el cerebro y se generan las famosas endorfinas u hormonas de la felicidad. Además, a diferencia de otros deportes más traumáticos como correr, la bicicleta protege las rodillas, debido a que las articulaciones no soportan cargas muy elevadas.

Pero como en todos los deportes, hay partes de nuestro cuerpo que van a sufrir más de lo normal y que de no tomar precauciones pueden derivar en la aparición de molestas lesiones.

Como fisioterapeuta pude apreciar la importancia de esta gran profesión en el mundo del ciclismo, ya que una postura correcta y preparación física sobre la bicicleta supone el primer paso para prevenir lesiones.

Es fundamental realizar un buen calentamiento , podemos empezar a un ritmo tranquilo durante unos 15 o 20 minutos e ir aumentando la intensidad del ejercicio  y  estiramientos, sobre todo de la cadera posterior (isquios, gemelos, cuádriceps, zona lumbar, zona cervical…).

Las lesiones más frecuentes en el ciclismo son:

Contracturas dorsolumbares, dolores de espalda, tendinitis rotuliana, tendinitis del cuádriceps, tendinitis de la pata de ganso, tendinitis de isquiotibiales, tendinitis del tendón de aquiles, síndrome de la cintilla iliotibial, sobrecarga tibial anterior, condromalacia rotuliana, sobrecarga en hombro y adormecimiento en manos.

Lo recomendable es realizar un correcto calentamiento acompañado de un buen estudio biomecánico y un ajuste de las posiciones de la bici, para evitar estas molestias.  Además son necesarias una buena alimentación y, sobre todo, una buena hidratación que nos permita recuperar la pérdida de minerales y líquido por el sudor.

Con la ayuda  de un  fisioterapeuta colegiado, sin duda el mejor seguro para guiar una adecuada  prevención y si es necesario tu recuperación.

La importancia del papel del Fisioterapeuta

El Fisioterapeuta realizará  una revisión postural en la que se comprobará que las caderas estén bien  alineadas, que estén bien  desbloqueados los pies, o las zonas que más sufren de la columna.

Posteriormente  pasamos a usar diversas técnicas, tanto manuales como tecnológicas con las que se consigue  desbloquear las zonas más sufridas: espalda, pelvis, rodillas y pie, favoreciendo una mejor adaptación del ciclista a la bici.

Para evitar que durante la práctica y después de ella suframos dolores lumbares, habrá que hacer un trabajo específico, el cual  irá enfocado a trabajo de flexibilidad y movilidad articular, además de fortalecimiento de la musculatura abdominal y lumbar, también con el masaje de descarga reduciremos los espasmos, calambres y el hipertono causado por el entrenamiento. El masaje de descarga por tanto es una terapia que sirve para evitar lesiones y mejorar el rendimiento deportivo del deportista, acelerando la recuperación y optimizando el rendimiento muscular.

La fisioterapia forma parte de un tratamiento indispensable en la vida del ciclista, por lo que si quieres tener un rendimiento más efectivo no dudes en acudir al fisioterapeuta tanto para evitar lesiones futuras como tratar las ya  producidas.

 Karen Asprilla Moreno,

Fisoterapeuta del equipoNutriEstil&Esport.

Karen Asprilla

Deja un comentario